Archivo de la etiqueta: PP

El caso “Bárcenas”: Nada nuevo bajo el sol

Daniel Ramírez García-Mina

Ya está. Bárcenas ha echado el resto. Ha declarado que pagó a Rajoy en efectivo entre los años 2008 y 2010. Solo nos queda esperar. En Génova intentan ganar tiempo. La primera valla la saltan con una más que hipotética adulteración de una rueda de prensa que apenas ha tenido preguntas.

En todas las facultades de Periodismo se repite la misma frase una y otra vez: “El periodista debe ser el perro guardián de la democracia”. Un brindis al sol. Poco falta para que nos saquen a pasear por Moncloa, Génova y Ferraz, con correa y todo. Quedémonos en casa. Además, en el Partido Popular ya demostraron que las ruedas de prensa pueden verse por la tele perfectamente.

La oposición parece que intenta ponerse de acuerdo. Todos piden la cabeza del presidente. Cualquiera se sube al carro. Pero no nos engañemos. Todo es juego político. Los grupos parlamentarios no aguantarían caminando en la misma acera ni diez metros. Solo van a apoyar a la vez el primer pie, o al menos intentarlo, tirando al gobierno de turno, para luego enbroncarse y disputarse el trono. Sí, igual que en la dichosa serie. Todos a por el trono de hierro.

En Génova, balones fuera. En Ferraz, patadón arriba. Mientras tanto, los ciudadanos en medio, recibiendo los golpes. No hay porche que refugie, ni escudo que valga. Los malos parecen buenos, y los que fueron buenos una vez, ahora son malos. El PSOE ya hizo lo suyo hace tiempo, el PP lo hace ahora. Opio y más opio para el pueblo, solo nos queda elegir el color del bote.

Procedencia: urugayitaysuscafesdelsur.blogspot.com

Procedencia: urugayitaysuscafesdelsur.blogspot.com

LLegarán las elecciones. El voto es un paredón sin salida que aprieta, de un lado y del otro. No hay conducto de salida. La savia nueva no funciona porque no es nueva. No parece posible la dimisión. “Cumpliré mi mandato”, asegura Rajoy en un arrebato de valentía. Bárcenas en la cárcel está maquinando. Quiere hacer leña de un árbol que si no esta caído, ya está bastante torcido.

La moción de censura es, por el momento, inviable. El PP tiene 185 escaños en el parlamento. La oposición, jugando todos en el mismo equipo, no alcanza los 175 necesarios para sacar el tema adelante. En los populares alguien tendría que revelarse contra sus padrinos y votar en contra de lo marcado… Misión imposible. Ni fichando a Tom Cruise. La disciplina de partido, en España, es más que castrense.

Los periodistas, en la cama. Soñando con los gloriosos días del Watergate y el éxito cosechado con el hallazgo de los GAL. Poco queda de eso. El periodismo de investigación requiere dinero, es caro, y los recursos no abundan. ¿Hay voluntad? Eso ya depende de cada uno, amigo.

El ciudadano, mientras, está en la ventana; viendo caer el chaparrón. No hay hombre del tiempo que sepa cuándo va a terminar esto. Viene de largo y todavía puede estirarse más. Nada nuevo bajo el sol.

Etiquetado , , , , , ,

This is Génova: Welcome to the Watergate

Daniel Ramírez García-Mina

La sede de la calle Génova se ha americanizado mucho últimamente. Después del caso Interligare (aunque en esta ocasión los populares eran las supuestas víctimas), ha llegado el turno de Bárcenas, que a pesar de todo lo ocurrido, parece que mantiene su despacho en la sede del partido. Cualquier día veremos aparecer por allí a Woodward y Bernstein, con una libreta, haciendo anotaciones de una historia igual de fangosa que la del Watergate. “Los vecinos nos están espiando”, “cobramos en sobres secretos, aunque no todos…”

Hoy ha tenido lugar la última americanización de la sede de Génova. No tiene nada que ver con persecuciones de coches ni con revueltas callejeras. El nido popular se ha convertido durante unas horas en una película de los hermanos Marx. En un día en el que todo sabueso esperaba encontrar un sobre o cualquier prueba que refutara el ya famoso pago irregular, llega a la casa del partido una furgoneta que llevaba escrito lo siguiente: “Destrucción de documentación confidencial”.

tumblr_mgvnuktiEN1qztetno1_500

Si esto hubiera pasado hace dos semanas, no habría tenido ninguna trascendencia. Este tipo de furgones son habituales en todas las empresas que almacenan tal cantidad de información confidencial que se acumula hasta que llega un punto en el que no es factible archivarla. Sin embargo, ha sido ahora. La furgoneta ha pasado por delante de todas las cámaras.

¿No tiene el PP un gabinete de comunicación que diga: “Hoy no mandéis la furgo, que estamos con un tema muy turbio que todavía se está investigando. Va a parecer que estamos haciendo una broma o que somos tan tontos para cargarnos las pruebas delante de media España”?

Así ha sido. No me extrañaría nada que mañana se le preguntara a Bárcenas por todo esto y respondiera diciendo: “La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte” (Groucho Marx) Si se le acusara duramente, tampoco sería curiosa esta respuesta: “Por quién me ha tomado, yo tengo unos principios…y si no le gustan tengo otros”. (G. Marx)

En España, no dejan de llegar los temporales. Al mal tiempo, buena cara se suele decir. Nosotros parece que tapamos el mal tiempo con una cortina; una cortina gruesa y de un color rojo estridente: la corrupción.

Etiquetado , , , , , , ,

Transparencia

Daniel Ramírez García-Mina

¿Transparencia? Sí, absolutamente imprescindible. En el gobierno, en la información, en la economía, en todos los ámbitos de la sociedad. España está remando. Todavía no hemos dejado de pagar y seguimos en el arduo e inacabable camino que nos conduce al punto de equilibrio; al número cero, al oxígeno puro que respiraremos cuando hayamos alcanzado la meta: haber saldado todas nuestras deudas. Todos remamos, pero cada uno con una dirección diferente. Estamos en medio del océano y no avanzamos. Ahogarse en la orilla, en nuestro caso, podría ser, incluso, una utopía.

Ya en la antigua Grecia, el hombre decidió vivir en democracia. Un gobierno formado por todos que decida cómo y qué hay que hacer para alcanzar la “felicidad”. Somos muchos. Todos no entramos en el Congreso de los Diputados. Por eso, vivimos en una democracia representativa. Se elige a un gobierno con el voto de todos para que nos guíe y ayude a salir de situaciones como la que estamos padeciendo. Ahora leo: guiar, ayudar, elegir; y me resulta bucólico.

Las personas que elegimos actúan para conseguir el beneficio de los votantes, o eso quiero creer. Los políticos tienen poder porque nosotros se lo otorgamos. Parece que está olvidado el hecho de que un político no es más que un empleado público que trabaja para conseguir el bienestar social. Nos cuentan, o así debería ser, cuáles son las medidas que van a tomar y cómo las van a llevar a cabo. Aquí llega la dichosa palabra: la transparencia.

El gobierno del Partido Popular anunciaba que ibamos a recibir una ayuda, exclusivamente bancaria, de 100.000 millones de euros. El otro día se filtraba un documento en el parlamento alemán que atentaba contra la transparencia, aquello que siempre debemos exigir. Este dinero podrá ser destinado a fines más allá de los bancarios. No lo sabíamos. No vimos la letra pequeña, no por no leer con atención, sino porque no estaba.

La subida del IVA, el copago, el recorte en educación, la reducción de las prestaciones a los parados, la sangría contra los funcionarios; son medidas necesarias, pero que siempre esconden algo. Solo vemos el envoltorio. Las firmamos, o mejor dicho, las aceptamos pensando conocer la letra pequeña. Sin embargo, después descubrimos el verdadero varapalo. Las últimas medidas, repito necesarias, son lo más parecido a las compañías telefónicas, con todo el respeto para ellas, ya que éstas incluyen la letra pequeña en sus contratos, en un tamaño de cuerpo 9, pero la incluyen.

Hasta los.. digo, Hasta luego.

Etiquetado , , , , , , , , , ,